FAQ

¿Qué son el especismo y el antiespecismo?

El especismo es la ideología que considera que la vida e intereses de los animales pueden ser menospreciados simplemente por pertenecer a una especie distinta a la nuestra. El especismo es un concepto que se construye de la misma manera que lo hacen el sexismo o el racismo: excluye a los animales de nuestro circulo de consideración moral.

Así, el antiespecismo es el rechazo a esta creencia según la cual la pertenencia a una especie de un ser con capacidad de sentir sea un argumento para no tener en cuenta sus intereses y su derecho a vivir.

¿Qué es la igualdad animal?

Humanos, delfines, canguros, chimpancés, conejos, peces, ratones, cerdos, palomas, perros, caballitos de mar, vacas… Todos somos seres sensibles que habitamos la Tierra. Y por el hecho de tener capacidad para sentir placer o dolor implica que nuestra vida pueda desarrollarse positiva o negativamente. Por esto, todos aspiramos a tener una vida lo más larga y feliz posible y evitamos el sufrimiento y la violencia.

El objetivo de la ética consiste en tener en cuenta la realidad más allá de las apariencias. Consiste fundamentalmente en poner sobre la misma balanza los intereses de todos, sin discriminación arbitraria, sin tener en cuenta diferencias como la edad, la raza, el género o especie, tampoco la inteligencia, la belleza, fuerza ni estatus social.

Por ejemplo, si un individuo sufre, no existe justificación moral para no tener en cuenta su sufrimiento. Poco importa la especie a la que pertenezca un individuo, el principio de igualdad exige que su sufrimiento sea tenido en cuanta de la misma manera que pueda ser tenido en cuenta el similar sufrimiento de cualquier otro ser con capacidad de sentir.

Así, si un humano abofetea a un caballo, la piel de éste es suficientemente gruesa para protegerle, por lo que sentirá tal vez poco dolor. En cambio, si esta misma persona abofetea de la misma manera a un bebé, este gritará de dolor ya que su pies es más sensible. Por eso, abofetear a un bebé puede ser más grave que hacerlo a un caballo, aunque los dos golpes dados sean dados con la misma fuerza. Hay, entonces, que considerar que abofetear a un bebé es más grave e injusto que a un caballo, ya que es más violento y doloroso para el primero. Pero desgraciadamente hay maneras de golpear a un caballo provocándole dolor, por ejemplo con una maza, lo que implicaría el mismo sufrimiento que al bebé abofeteado. Y el principio de igualdad de consideración de intereses implica que golpear a un caballo es tan injusto como abofetear a un bebé (ejemplo inspirado por Peter Singer)

En resumen, la igualdad animal requiere la ampliación del circulo de consideración moral a todos los seres sintientes para que sus intereses puedan realmente ser tenidos en cuenta.

La igualdad animal también puede ser entendida como la idea de que todos los animales poseen un valor inherente y que lo poseen de una misma manera. Este valor es el que posee propiamente un individuo independientemente del uso o utilidad que este pueda ofrecer a otro individuo. Así, el principio de justicia exige que todos los seres sintientes sean tratados siempre teniendo en cuenta dicho valor inherente. Una de las consecuencias de este concepto es que ningún individuo debe ser tratado como medio para alcanzar un fin y que hay que socorrer a cualquier individuo con capacidad de sentir que sufra una injusticia.

¿Esto significa que la vida de una mosca iguala a la de un ser humano?

La mayoría de los filósofos antiespecistas (Peter Singer, Tom Regan, Stephen Clark, Paola Cavalieri, Martha Nussbaum… )dicen que, a veces, podemos preferir salvar un humano antes que a un animal…por razones no especistas. Imaginemos un incendio en una casa, en ella hay una anciana en una habitación y un niño en otra. Un bombero solo puede salvar a una persona. Si salvasen al niño antes que a la anciana no significaría que el bombero ha actuado de manera sexista al salvar al individuo de su mismo género. Es más probable el hecho de que quiera salvar al joven, pensando que la anciana ya ha vivido mucho, mientras que el niño aún tiene muchos más años que vivir y que si este perdiese su vida perdería pues mucho más que la anciana. Así, esta elección no tendría nada de sexista.

De la misma manera, si en una situación ficticia tenemos que elegir entre salvar a un humano o a un ratón, podríamos salvar al humano pensando que tiene una esperanza de vida 50 veces más larga que la del ratón ( quien vive aproximadamente 2 años) y entonces el humano tendría más que perder que el ratón. Esta elección no sería especista porque, como el ejemplo anterior, no pesaría más el criterio de la especie pero sí el del número de años que les quedan por vivir a cada uno. Otros criterios no especistas podrían igualmente ser utilizados, como por ejemplo la riqueza de las experiencias subjetivas de cada individuo.

Si preferimos salvar la vida de un humano más que la de un ratón, ¿eso significa que podemos matar animales y usarlos para la experimentación?

Imaginemos que un padre debe escoger entre salvar a su hijo o el de un desconocido. Probablemente salvaría a su propio hijo. Así, no por el hecho de tener la prioridad de escoger la vida de su hijo tendría derecho para maltratar o matar a los hijos de personas desconocidas.

De la misma manera, si durante un incendio, preferimos salvar a un ser humano antes que a un perro no significa que podamos usar a los animales como “material científico” en experimentos.

La diferencia es abismal entre, por una parte el caso de dos individuos en peligro de muerte donde debemos escoger entre el que viva y el que muera, y por otro lado una situación en la cual hacemos daño de manera voluntaria a un individuo indefenso. Esta última situación ilustra la ley del más fuerte y por ello es inmoral.

Además, en este último caso sería utilizar a un individuo con capacidad para sentir como medio para un fin, sin respetar su valor propio.

¿Eso significa que los animales deben tener los mismos derechos que los humanos?

En muchos países, las mujeres gozan del derecho al aborto, mientras los hombres no poseen este derecho. En este caso no podemos hablar de sexismo: simplemente damos derechos correspondientes a los intereses de las mujeres y que evidentemente no serían útiles para los hombres. Análogamente, un elefante no necesita tener derecho a la enseñanza en la universidad, como los pájaros no necesitan el derecho a voto. La consideración real de los animales implica simplemente que respetemos su derecho a vivir y a no ser torturados, que sus intereses sean tenidos en cuenta en nuestra sociedad.

Independientemente de la aceptación de derechos legales de los animales, nuevas leyes podrían prohibir de manera eficaz las prácticas que desprecian sus vidas e intereses. Un fiscal especializado en la cuestión animal debería existir para procurar que las infracciones sean perseguidas y condenadas.

¿Cuáles son las implicaciones concretar a tener en cuenta respecto a los intereses de los animales?

Una sincera consideración de sus intereses implica dejar de tratarlos como recursos o medios para nuestros fines. Sus intereses no deben ser despreciados por razón de especie, sino que tienen que ser tenidos en cuenta de manera igual que nosotros.

El tener en cuenta de manera real los intereses de los animales implica la abolición de costumbres en distintos sectores como el uso de estos como entretenimiento (caza deportiva, corridas de toros, circos con animales, zoos…), en la industria alimentaria (cría, mataderos, pesca), en métodos científicos (experimentación y/o vivisección) y en la industria textil (piel, cuero, lana, seda… ).

Sin embargo, la práctica que más victimas implica en el consumo de productos de origen animal. Cada año, 64 mil millones de animales terrestres son matados en el mundo, mientras que aproximadamente 1000 mil millones de peces mueren por culpa de la pesca. Los peces son entonces los que en mayor número sufren la injusticia del especismo. El hecho de comer animales es la causa del 99,9% de las víctimas de la explotación animal.

El cuestionamiento del especismo y la consideración de los intereses de todos los seres sintientes implica la abolición de varias prácticas, de las cuales, la que más mata ( en razón al número de víctimas) es el consumo de productos de origen animal.

Si tenéis más dudas, consultad la web: http://www.animal-ethics.org/especismo/.